jueves, 12 de abril de 2007

El gran juez del mundo: Sí, debí llegar temprano a casa

Podrá parecer extraño que el primer post de este mes sea tardío, desadaptado, algo irregular y confuso para los cientosmilesdemillones de lectores de la nada, pero no hay nada que discutir, es simplemente el primer post del mes y no está, para nada, estructurado. Y quizás es mejor que no escriba nada, pero siempre, según algunos portugueses, quedan unos escalones por bajar.

Hay que estár muy desorientado para no poder encontrar, en ningún lado, un punto de comparación con tu quehacer, y además de esto, no poder entender las condiciones del asunto en turno. Es, incluso, más difícil no tropezarse con las mil y una cosas iguales a las que uno ha pensado. Pero ahi está el problema, mi amor. No todo está al contar de tus plegarias. Menos cuando estás en apuestas de 20 a 1 a que alguien lo arruine todo.

Es tan innecesario todo esto, que de adentrarme más, sería la coronilla de la nada y no habría más relación entre remitente y destinatario. Quiero que esto no pase a más y entregar de lleno el testigo a los comentaristas del blog, para que yo no sea de nuevo razón de un inútil texto diferido de alguna molestia de paso.

Así estamos. Cabreados y fuera de contexto, sin nada de que apropiarnos por el momento y con una actitud de chico migraña que hace que te tiemblen los dedos por incluir nombres propios y apellidos en una página de interes común y donde no tendría ningún tipo de valor esto. Sí pretendemos, en cambio, ser causa de un brusco enfrentamiento de los que llegan tarde y la cagan, contra los que están siempre esperando con la fortuna entre ceja y ceja.

Que estén todos bien y que sirva esto de alarma, señores. No digan que no se los advertí: Hay gente que juega al bingo con las opiniones, y lo peor de todo es, que si pierden, se molestan y tú, sí, tú, tienes la culpa. A ver ahora en que lugar esperas.

A mi no me gustan tus manías.

3 comentarios:

Débora Ilovaca dijo...

Quiero volver ajugar póker con vos, pero no el póker de tu post, sino el de verdá verdaita. Apostando dinero y todo. Por cierto, no importa si no debiste llegar tarde a casa... Te quiero.

Débora Ilovaca dijo...

(Al final hay recompensa)

Anónimo dijo...

eeeeh hola soy fer, nada, en realidad estba re chusmeando tu blog y nada, voy a seguir chusmeando.., bueno no entendí mucho lo del juez, pero ta despues lo leo bien. ah qué barbaro lo de la liga cho!! jaja me gustó!! estan todos re locos!. bueno beso chau