lunes, 20 de octubre de 2008

Epístola.


Nadie me ha contado mejor cuento que el tuyo. Hasta hoy creo en tu juicio y me dispara, con bala, cualquier veredicto. Tú dispones y propones. Tú proteges y aconsejas.

Un día te quiero contar yo un cuento. Un día te quiero entregar ese tulipán de Holanda. Quiero dibujar algo para mostrártelo y escribir una canción para que te aprendas la letra. Un día quiero que te rías y que no dejes de llorar nunca con los mismos lápices de siempre.

Será un día en que las cerámicas vayan y vengan. Será un día en que las lejanías y las mudanzas nos griten que todo valió la pena. Quiero un día mostrarte el otro lado de la sala.

Porque hasta hoy nadie me ha contado mejor cuento. Porque sigo queriendo tener tu nariz y llevarte a Pamplona el día de San Fermín.

Porque aunque no soy quien tú quieres que sea, soy quien soy gracias a ti.

A Gailiviro.

5 comentarios:

elvira dijo...

...Y todo valió la pena, por que eres el protagonista ideal del mejor cuento que yo haya podido contar ... por que eres mucho mas de lo que yo pude nunca imaginar, ... y eres quien eres no por mi sino por tu sabiduría de alma vieja... que tiene mucho que enseñarme...

Gracias de antemano por todas esas cosa magicas que me vas a regalar ...por ese Tulipan tan hermoso... por el viaje a Pamplona... Por la canción de la que intentaré aprenderme la letra completa, aunque temo defraudarte por que nunca lo he logrado...

Pero te confieso que lo que mas anhelo es conocer ese otro lado de la sala que tu conoces y yo no...

Amira dijo...

Bien bello!!! me hicieron llorar frente a todos en la oficina jajajajajjajajaj Menos mal q no hay casi nadie.. Q lado de la sala es ése? Y por qué yo no sabía eso? Noto certa complicidad de ese lado d la familia... Bueno ya lo hablaré con la psicóloga ;) ajajajaj...

Amira dijo...

Ay si estudio letras y escribo fino!!!... Yo quiero escribir así... Te odio... Q celos pana... jajajajjajajaj Bueno.. viviré de ti...

Claudia Lizardo dijo...

Tenía tieeeempo sin leer algo que me gustara tanto.

Jorge Saim Hostos dijo...

Gracias, Claudia.
Qué fino.