lunes, 6 de agosto de 2007

El circo soy yo.


¿Y si mejor viajamos todos en familia por centroamérica y hacemos truquitos y vainas para entretener a la gente?

Pasando un mes de factura, decidí que, sin que me quede nada por dentro, me voy a convertir en un circo, sí, en un circo (como el título ¿viste?)

Todo gracias a que luego de encerrarme en un círculo, no en un circo, ojo, sino en un círculo lleno de más circulos, grité: "¡Joder!" y luego me caí, por el grito, claro, y al levantarme miré al frente, como haría cualquier profesional y repetí: "joder", pero esta vez sin gritarlo, para no caerme de nuevo, pero juro que con las mismas intenciones y ahí fue, señores, donde se consumó todo, y cuando digo "todo" me refiero a ese todo circense del que cuentan los más famosos autores expertos en el asunto, ése del que ninguno quiere huir y se quiebra por dentro cada vez que lo respira y lo ve de lejos...bueno, y si es de cerca también, pero no importarán mucho las distancias en las cuales te encuentres mientras lo huelas, metafóricamente, claro, para saber que es una de las sensaciones más...más...más CIRCO que te puedan pasar en esta inérdida, sí, inérdida vida.

¿Palabrotas? ninguna, lo juro, en ningún momento escuché palabrotas mientras veía el circo de lejos (y más tarde de cerca) más bien escuché otras cosas, diferentes y exóticas, como París ¿no? esa ciudad donde no hacen falta circos ambulantes centroamericanos y olorosos para que la gente suspire. Pero bueno, sin desviarme tanto del tema, anuncio, de una vez por todas, y sin más preámbulos que, de ahora en adelante, el circo, señores, soy yo. Y sonará raro y estrenduoso, pero no faltaba más que cambiarle el nombre a este humilde blog a "El Circo Estructurado", pero pensándolo, sería redundante y molesto con la clientela, porque siempre hay que pensar en la clientela ¿no? por lo menos eso decía aquel famoso torero Juanito Guerrila y que Dios lo tenga en su gloria: "Nos debemos tanto al público, que ellos son los maestros de todas nuestras ceremonias", imagínense ustedes el nivel de conocimientos sobre el showbussines que tenía aquel don juan de las reinas de primaveras en la vieja ciudad de Murcia.

Pues, sí, el circo soy yo, y no me arrepiento. Soy tan circo que no hará falta ninguna carpa para presentarme o llamar la atención de un grupo de curiosos nostálgicos de los circos aquellos de hermanosquehacentodoloqueunapersonadecircopuedahacer para sentirme circo.

Soy tan circo, que sólo yo sé hasta dónde puede llegar el show y a cuántos animales puedo domar, a cuántas personas puedo hipnotizar, siguiendo las viejas artes de los compases del 1,2,3, y si tengo que presentar enanos o no para sentirme, y lo repito sin pena, un circo.

Chao.

2 comentarios:

Cris7ian dijo...

honestamente yo siempre he querido vestirme de payaso, pero payaso con nariz roja gigante, pelo enrulado verde, pómulos rojos y cara pintada de blanco! y por supuesto: un traje de puntos verdes! todo acompañado de un sombrero muy peqeño para mi cabeza (algo facil de hallar)

ojala tenga una excusa para vestirme de payaso pronto... a veces serlo no es suficiente.

muy buen post jorge, de verdad muy bueno. siempre me ha dado coco la idea de q una persona sea un conjunto (decir "soy un mundo" y bobadas de ese estilo) yo me hubiera conformado con ser el payaso del grupo, pero el de verdad... ese q electrocuta la mano.

Suerte, que no te coma el centro.

Camiseta Personalizada dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Se você quiser linkar meu blog no seu eu ficaria agradecido, até mais e sucesso.(If you speak English can see the version in English of the Camiseta Personalizada.If he will be possible add my blog in your blogroll I thankful, bye friend).