jueves, 21 de junio de 2007

El radicalismo neurótico de la Lady Malahambre:


"LLorar es una necesidad del cuerpo. Los lagrimales existen para mantener húmeda la retina, no para soltar lágrimas a la buena de Dios cada vez que te presentan a la mala noticia.

Así que, sin que me quede nada por dentro, digo: LLorar por tristeza es tontería. Es igual que mearse encima porque una película te conmovió, o cagarse en los laureles por la muerte de un familiar.

¿Qué me dice, caballero? si nadie tiene que llorar porque le venga en gana. Que si eso es una liberación del cuerpo, entonces que valga la pena".

1 comentario:

Débora Ilovaca dijo...

Yo sí lloro de tristeza. Es más: cuando estoy triste es cuando más lloro, ¿y qué?

Tal vez también habría que decir que decir que muchas formas de llorar... Más allá de las lágrimas, digo.